Regístrate para recibir nuestra cartelera.
Please wait
Sábado, 30 October 2010 12:39

Miguel Inzunza en el Nopal

Escrito por Mario Mejía
Valora este artículo
(0 votos)

Octubre 2010

Tijuana, B.C.

Viernes por la noche y las medias luces del Nopal ya nos reciben con gusto.

Miguel se presenta de forma sencilla, tendiendo la mano firme y a la voz de “Miguel” y una sonrisa. La charla breve: bebidas, producción de música para el cine. Aquí me entero de la película mexicana Tequila que próximamente estará en cines. 

 

Cuando empieza el concierto se escuchan letras como las de La hermosa violencia, canciones melódicas que llegan desde puntos de la memoria donde todos estamos y retratan momentos inexplicables, imborrables. Su música inunda los sentidos con guitarra y voz fuertes y sonoras, haciendo sus propios coros con sus herramientas. 

Suenan enseguida Por si no te vuelvo a ver, cantando ante el temor de la pérdida y aceptando la realidad. Miguel sugiere erotismo y muestra un diálogo interno riquísimo, romántico, “qué lento corre el tiempo lejos de tu piel”. Murmullos y suspiros del público encantan el inicio de la melodía nostálgica “no tengo aliados librando esta guerra” y solitaria donde se extraña a esa persona querida, amada, anhelada, incluso desde antes de que se vaya.

Tímido se declara él mismo, pero dirige orquestas y al público con el nivel adecuado de confianza y alegría. Tiene dotes de DJ como él mismo menciona, por lo que enriquece con rap, funk, bossa nova, hip hop. Miguel critica de pronto la tecnología con algo de sarcasmo, mostrando su espíritu rebelde, a la vez que le da un uso espectacular en su música.

En Arrítmico nos deleita con una música compleja, parece más difícil ser arrítmico, aunque recupera el personaje con el baile.

En Solitary Birds le canta al gringo “wero la sangre es primero no importa el dinero, you have to fly high, mira primero es la vida no importa que digan, your business is try”, con un ritmo súper pegajoso. Buscaremos la película.

Ambientada en los 40’s Tequila retrata una tragedia en una hacienda, Miguel participa con un tema que vocaliza Eugenia León. Un tema de la naturaleza y del amor, letra sencilla pero cautivante. Aquí hay paisajes, desamores, la lluvia, escribir, cantar, amores pasajeros y amores eternos, la música, la esperanza.

Observando un poco vemos que hay muchas mujeres en el público, de ahí los suspiros. Las siluetas en la oscuridad movían sus labios, siluetas cantantes. Quedan ganas de más, de compartir y de abrazar.

Alterna con Miguel el también cantautor Christian Medel, para cerrar la noche con Hacker. Y nos vamos satisfechos.

Mario Mejía

Visto 1126 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 March 2015 12:46