Regístrate para recibir nuestra cartelera.
Please wait
Jueves, 15 May 2014 12:26

La Llorona

Escrito por Gisela Tovar
Valora este artículo
(0 votos)

Entre llantos, lloronas y fugitivos

Producción del El Lugar del Nopal.

Dirección: Adelaida del Real.

Programa Crece leyendo.

El llanto drena el alma pero ¿Te permites llorar?

Cabe la posibilidad de que estés llorando sin lágrimas…

     Este fue justo el punto de partida hace algunas noches en nuestro Lugar del Nopal,  propiciado por una mesa literario musical conformada por cinco sorprendentes mujeres de España y México: Sofía Ruiz Alfaro, Gloria Arjona, María Victoria (Toya) Arechabala, Paloma Jiménez Gálvez y Silvia Ruiz Otero, cuya formación académica en literatura, filosofía y  música permitió un panorama amplio de análisis sobre esta práctica reprimida por tanto tiempo en el género masculino y considerada pertinente para las féminas.

 

La fuerza que emanaba de la mesa antes de romper el silencio era total, ellas, con un rostro pleno y la libertad que emanaba de sus miradas, nos anunciaban la noche que nos aguardaba.

Entonces, entonando La llorona de los años 40s de Lucha Reyes “La Tequilera”, escuchando la vida que la lleva al suicidio a los 38 años de edad, una a una, estas desafiantes mujeres nos llevaron de la mano ante cuadros sociales a los que no somos ajenos pero que en ocasiones pasan inadvertidos.

LOS HOMBRES Y LAS MUJERES CONTEMPORANEOS LLORAN. Ese llanto se manifiesta de diferentes formas, no esperemos hoy sólo lágrimas rodando por las mejillas,  apropiarse de una excesiva entrega al trabajo puede ser también un llanto profundo.

Sus análisis literarios y sociales a una amplia gama de libros retrataron a personajes femeninos que lloran con su propia vida. Libros, cuentos y guiones como  La Fugitiva de Sergio Ramírez, Perra Brava de Orfa Alarcón, Encuentros Unice Mier y de la Barrera,  La hija del R-15, entre otros, evidenciaron a personajes femeninos  que lloran a través de la rebeldía, otras desafiando al machismo, negándose a ser reprimidas por  hombre alguno, o en la osadía para algunos de manifestar sus preferencias sexuales, unas más con posturas cínicas ante su realidad  o sin más lagrimas por abusos atroces sufridos en incesto, por mencionar sólo algunas manifestaciones.

El llanto de la mujer actual es un grito de inconformidad, de  ¡Basta ya! Es un grito de unión, señalaron;  pero ¿No padecerá igual  el hombre? Las letras de José Alfredo Jiménez  fueron el hilo conductor que siguió su hija Paloma Jiménez para llegar al poeta que llora cantando, al hombre “humano” que siente, ama y llora con lagrimas salinas.

Es así como esta mesa de mujeres, una vez que tuvieron a su público expuesto ante la realidad del tema, cerraron esta extraordinaria velada con Toya a la guitarra cantando  mesa por mesa alguna de las más de 30 estrofas de La llorona, una Toya ibérica empática con nuestras lloronas de antaño, con nuestras lloronas de a diario, y los llorones liberados que son capaces de  drenar el alma.

Gisela Tovar. Cronista del Lugar del Nopal.

 

 

Visto 1034 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 March 2015 12:49